¿Se puede romper tu corazón incluso antes de que haya pasado algo?

 

Mirarle y sonreír.

Mirarle otra vez y bajar tus ojos cuando mira hacia tu dirección por miedo a que te pille.

Temblar de anticipación.

Querer acercarte.

Sonreír de más y reír un pelín más fuerte para que te note.

Sonrojarte cuando tu amiga te lo presente.

Beber de tu vida para que no se note que tartamudeas.

Sonreír como nunca porque por fin estas ante él.

Sentir mariposas revoloteando dentro de ti.

Hablar con él y sentir que todo lo demás desaparece.

Saber que nunca olvidaras ese momento.

 

 

Llorar.

Decir a tus amigas que estas bien.

Sentir como dentro de ti todo se rompe.

Odiar el mundo.

Odiarte a ti misma.

Odiarle a él.

Odiar que te haga sentir así.

Odiar permitirte sentirte así.

Saber que mañana tendrás que sonreír como una estúpida.

Saber que mañana no existirá un “Tú y Yo”

 

 

 

¿How Long Will I Love You?

¿Cuando dejamos el pasado atrás y vivimos el presente?
A mi parecer nunca dejemos el pasado atrás, este siempre esta ahí, nos persigue, nos acecha y nunca se va.

Nos persigue, igual que Tom perseguía a Jerry, en una constante y larga carrera.

Podemos olvidar durante una rato, podemos olvidar durante días, meses o años pero el mas mínimo movimiento nos puede hacer recordar eso que creímos que jamas volveríamos a pensar.

Me acuerdo perfectamente de cuando me dieron mi primer beso, es algo que siempre me hace sonreír y me llena de una extraña forma, era una niña torpe y nerviosa que lo único que estaba intentando era aparentar que ese no era su primer beso y que tenia mucha experiencia en todo eso, aun sintiendo que su corazón se le iba salir del pecho por la velocidad a la que latía, sin poder mirar le a los ojos por miedo a que viese en los suyos propios que finja. La besaron y se sintió extraña, temblaba, todo su cuerpo temblaba por todo aquellos sentimientos y emociones que le llegaron de forma tan rápida que pensó que sus piernas estaban mal, ya que no las sentía y si no hubiese sido porque la sujetaban hubiese caído con gran facilidad, era tan tonta que hasta aguanto la respiración como una tonta porque pensaba que así no se rompería el momento.

Es un buen recuerdo, y cuando veo esas películas moñas que vemos las chicas a veces o cuando leo una novela romántica pienso en ese beso, también cuando paso por el sitio donde lo recibí no puedo evitar aveces pensar en ello. Ame ese momento y lo amare toda mi vida, porque me hizo realmente feliz y todavía cuando pienso en el me hace sonreír, como ahora mientras escribo esta pequeña entrada.

El día que nació mi hermana pequeña, estaba en el colegio, mi padre vino a buscarme y yo solo pensaba que tenia que conocerla, me cambio la vida, la pequeña estúpida, tenia solo cinco años y me acuerdo que hacia sol, un sol de verano y que llevaba el pelo suelto con el ultimo corte de moda realizado por mi. Vi a todo mi familia y mi papa me tenia de la mano agarrada, tenia un hueco en el pecho así que cuando llegue al cuarto donde estaba y la vi con mi madre, lo primero que pensé cuando me acerque fue “Que fea es”.

Lo mas extraño de todo y lo que mejor recuerdo es cuando me miro por primera vez y como me quede sin respiración y como vi sus ojos en los míos, ojala alguien me hubiese avisado de todo lo que me esperaba con su llegada. Ame ese momento y con el paso de los años viendo cuanto crece y la rapidez de ello, no puedo evitar acordarme de ese día.

La verdad es que me considero una persona fría, es raro. Con las personas que mas me importan suelo ser fría, me cuesta ser cariñosa, sincera para mostrarles cualquier sentimiento de cariño, soy muy cautelosa, independiente y hago cosas que en el fondo se que les va hacer daño a veces, es muy triste ser así porque no todo el mundo entiende porque somos así y te lo echan en cara pensando que eras mala persona por no actuar de forma mas cálida, puede que sea eso, puede que sea mala persona o simplemente es una forma de esconderse para que nadie te haga daño, un escudo, una barrera.

No se si te habrá pasado o si algo de lo que escribo lo lee  alguien, pero si lees esto y quieres comentar algo respecto a esto o sobre algo que he dicho, me encantaría escuchar tu opinión, pensamiento, critica o cualquier cosa que quieras y te venga a la cabeza.

 

 

¿Lo superaste?

No me acuerdo cuando empezó, pero lo que si se es que fue de un día para otro. Él era mi mejor amigo, era la persona con quien siempre hablaba y quien me hacia reír, quien me ayudaba, me defendía y con quien podía jugar. Nunca me dejo sola. Pensé que siempre seria así, pero no lo fue.

Ambos seguimos creciendo y solo fue cuestión de tiempo que él me dejase y siguiese su camino.

No sé si él se arrepiente de algo o si ya no piensa en absoluto nada de lo que dejamos atrás. Yo a veces sí. Lo que me hace pensar si de verdad he llegado a superar lo de verdad, de si de verdad habrá algún momento que no piense en él y todo lo que fuimos o lo poco que fuimos.

Puede que simplemente seamos eso, un insignificante recuerdo, porque puede que para el no significase lo mismo que significo para mí. Esas noches sin dormir, esos días que solo daba para él, de esos intentos de llamar su atención y que solo me viese a mí.

Si hubiese sabido que perderíamos tanto no habría dicho que sí, no habría maquinado para que el llegara a mí, no habría dado todo de mi para él.

No echo de menos lo que teníamos, echo de menos lo que eramos, echo de menos a mi amigo, echo de menos que nos pudiésemos contar todo lo que nos pasase y nos rondase por nuestra mente. Echo de menos los momentos de risas a su lado, a mi compañero de partidos y de juegos. Que me dejase ganar cuando sabia que me haría feliz, pero que me hiciese perder cuando lo merecía también, que siempre que estábamos juntos ambos podríamos ser como realmente eramos, sin mascaras, ni disfraces.

Simplemente le echo de menos a él.

¿Podrías volver si te lo pidiese? ¿Me harías un hueco en tu vida como lo haría yo en la mía? ¿Tienes tiempo para hablar mientras tomamos un café?

¿Lo superaste?